lunes, 19 de enero de 2009

XIII


Los plazeres e dulçores

desta vida trabajada

que tenemos,

non son sino corredores,

e la muerte, la çelada

en que caemos.

Non mirando a nuestro daño,

corremos a rienda suelta

sin parar;

desque vemos el engaño

y queremos dar la vuelta

no hay lugar.





Quiere decir que los placeres de la vida son cortos y pasajeros , que inevitablemente vamos a la muerte y cuando nos queda poco para morir y miramos hacia tras nos damos cuenta de que no podemos cambiar los errores.


La rima es consonante


8a

8b

4c

8a

8b

4c

8d

8e

4f

8d

8e

4f.